Influencias medioambientales

El polvo fino, el aire seco en las habitaciones con aire acondicionado o mirar un monitor durante horas y horas son influencias ambientales a las que el ojo reacciona con la sequedad.

La aparición de ojos secos como resultado de una actividad intensiva en un monitor se describe como síndrome del ojo de oficina. El problema: mientras mira el monitor, parpadea considerablemente menos de lo que realmente es necesario. La película lagrimal se rompe y aparecen los síntomas.